El proptech es la última tecnología aplicada a las diferentes fases y necesidades del sector inmobiliario, por ejemplo: el uso de la realidad virtual en las agencias inmobiliarias a la hora de enseñar una casa a un cliente a distancia, o la domótica en la transformación de nuestras casas en hogares inteligentes.

Aunque de forma menos sonada, el proptech también tiene sus aplicaciones en el sector de la construcción, originalmente recogidas bajo el término “contech”. El contech engloba las nuevas tecnologías que poco a poco se incorporan al sector de la construcción con el objetivo de mejorar los procesos y aumentar la rentabilidad. El contech busca innovar en la forma en que planificamos, diseñamos y construimos, así como en la fabricación e instalación de los diferentes componentes de nuestros edificios.

5 ejemplos de aplicaciones contech

  • Big Data

La cantidad de información con la que podemos contar hoy en día es abrumadora. El uso del Big Data para combinar conjuntos de datos de distinto volumen y complejidad y realizar análisis efectivos de los mismos es una tendencia creciente en todos los sectores, no sólo en el de la construcción. Este análisis de la información existente nos permite agilizar la toma de decisiones y reducir costes en cuanto a fabricación, proveedores, etc.

  • Aplicaciones online para conocer el estado de las diferentes fases de una obra

Al igual que sucede en el sector inmobiliario, las iniciativas contech en cuanto a conectividad están a la orden del día. Poder consultar las diferentes fases de una obra o conocer el estado de las mismas en tiempo real a través del móvil o el ordenador es una realidad.

  • Realidad virtual aplicada a la construcción

Los modelos 3D de un proyecto en BIM son un buen ejemplo del uso de la realidad virtual para recrear los resultados de una obra y poder hacer modificaciones sobre ella.

  • Impresión 3D

Poder “imprimir” casas prácticamente enteras es una tendencia que va a revolucionar el panorama arquitectónico y los métodos de construcción a medio plazo. Supone, además, una alternativa más económica, rápida y sostenible con el medio ambiente, ya que todos los materiales se imprimirían, en lugar de tener que extraer la materia prima para fabricarlos y luego transportarlos hasta la ubicación de la obra.

  • Robots y drones

Las facilidades y ventajas que aporta a un proceso de construcción el uso de robots y drones son múltiples: desde emplear los robots para la realización de tareas físicas repetitivas, hasta la mejora del seguimiento de todos los aspectos de una obra gracias a los drones.