Sobre robots y drones ya hemos hablado en este blog. Es innegable que constituyen uno de los futuros más inmediatos del sector de la construcción y que aportan un valor extra al conjunto de un proyecto. Facilitan tareas que serían más costosas, peligrosas o laboriosas de conseguir mediante mano de obra, y agilizan y mejoran la eficiencia del proceso. En este artículo vamos a exponer las ventajas del uso de robots en el sector y a desentrañar qué tipos de robots se están utilizando en el mundo ahora mismo y qué tareas desempeñan.

Ventajas del uso de robots en la construcción

Las principales ventajas del uso de robots en la construcción son:

  • Rapidez en la ejecución de los trabajos de obra.
  • Disminución de los costes producción.
  • Mayor control en las tareas más repetitivas.
  • Reducción de riesgos laborales.
  • Acabados homogéneos.

Todos estos puntos convergen en uno sólo: el aumento de la eficiencia del proyecto en su conjunto, como resultado de la combinación de todos estos factores.

Usos de la tecnología robótica en el sector de la construcción

Robots que ponen ladrillos

Uno de los usos más sonados de robots en la construcción es el de aquellos que ponen ladrillos. Existen una serie de ejemplos a lo largo del globo. Muchos son todavía prototipos, pero otros llevan ya algún tiempo funcionando en las obras. Dos de los más conocidos son Hadrian X y SAM.

  • Hadrian X es un brazo robótico capaz de colocar 1.000 ladrillos por hora sin necesidad de intervención humana. Es propiedad de Fastbrick Robotics y se espera que empiece a verse trabajando durante este año. El funcionamiento es simple: el brazo robótico está integrado en un camión que le ayuda a moverse y que le provee de ladrillos. Es en este camión donde un operario coloca los bloques de ladrillos previamente, los cuales son distribuidos y colocados por la máquina a través de una cinta transportadora que discurre por el interior del brazo. Hadrian X es capaz de construir casas a partir de modelos programados y teniendo en cuenta los espacios necesarios para colocar puertas, ventanas, cableado o fontanería.
El robot Hadrian X.

El robot Hadrian X.

  • SAM (acrónimo de Semi-Automated Mason, traducido como “albañil semiautomático”) es un robot diseñado por Construction Robotics capaz de colocar hasta 3.000 ladrillos al día. SAM está formado por una plataforma móvil, una cinta transportadora, un brazo mecánico y una bomba de cemento. A diferencia de Handrian X, SAM necesita dos operarios para funcionar: uno para cargar ladrillos en la plataforma y otro para alisar el hormigón que la máquina deposita sobre los bloques.
El robot SAM.

El robot SAM.

Otros usos los robots en la construcción

Los robots que colocan ladrillos son la parte más visual y conocida de las diferentes aplicaciones de la robótica en el sector, pero no es la única. Algunos otros casos son, por ejemplo, los exoesqueletos, unos trajes de trabajo que facilitan la realización de tareas al operario aumentando su fuerza, su velocidad y su resistencia. También cabe mencionar los robots de demolición, los cuales son controlados por un operador de forma remota, y los robots de soldadura, capaces de ofrecer una mayor precisión en el desempeño de este tipo de trabajos.

Un futuro inmediato

Estos y otros tipos de usos de la robótica nos recuerdan fácilmente a las narrativas de ciencia ficción de hace algunas décadas, pero a la vez constituyen aplicaciones de la tecnología de nuestro futuro más inmediato. El desarrollo y utilización de variados robots al servicio de la construcción están a la vuelta de la esquina.