El Building Information Modeling, o la metodología BIM, es una forma de trabajar dentro del sector de la arquitectura y la construcción más cerca del presente inmediato que del futuro. En este artículo te contamos en qué consiste y cuáles son sus ventajas.

Qué es la metodología BIM

La metodología BIM, del inglés Building Information Modeling, es como se denomina el proceso de generación y gestión de datos de un proyecto constructivo a través de un software integrador que permite el modelado dinámico en 3D y un flujo de trabajo a tiempo real. Aún así, BIM va más allá de un único software, y es que integra diferentes aplicaciones que se mantienen actualizadas a tiempo real, como Revit Autodesk, AllPlan o ArchiCAD.

Ventajas de la metodología BIM

Trabajo colaborativo y multidisciplinar

BIM permite que las distintas partes de un proyecto (arquitectos, ingenieros, aparejadores…) puedan trabajar en modo colaborativo y compartir información en tiempo real a través de la plataforma. Así se mejora la comunicación entre todos los profesionales implicados en el proyecto constructivo.

Reducción de costes y comprobación de errores

Un proyecto en BIM muestra toda la información relativa al mismo, desde las características y cantidades de los componentes hasta las relaciones espaciales y la geometría del edificio. Esto permite que los arquitectos puedan diseñar de forma más eficaz, ahorrando tiempo y costes al proyecto, y reduciendo los posibles errores de la obra.

Integración 2D y 3D

La metodología BIM trabaja con modelos 2D y 3D interconectados, de forma que mejora la visión global del proyecto y facilita el trabajo.

Conocimiento del impacto energético de los materiales

Además, BIM permite conocer el impacto energético de cada uno de ellos materiales seleccionados en el proyecto. Ello facilita el diseño y la utilización de elementos más sostenibles y mejores en términos de eficiencia energética. Con BIM se pueden controlar además las emisiones de carbono que emitiría el edificio en proyecto una vez construido.

Obreros durante una obra.

BIM en España

Debido a sus múltiples ventajas, la Unión Europea ha instado a los países miembros a incorporar esta tecnología para acceder a contrataciones y licitaciones de carácter público. De esta forma, en España se reguló que a partir de 2018 todas las infraestructuras públicas de más de 2 millones de euros se produjeran en BIM, y a partir de 2020, todas las demás.

 

Si atendemos las tendencias del sector de la construcción, la implementación de la metodología BIM es una de las innovaciones tecnológicas más destacables del panorama. Agilizar el trabajo y facilitar el registro de información durante un proyecto permite una importante reducción de costes durante un proyecto, por lo que el Building Information Modeling está más cerca del ahora que del futuro.