El grafeno tiene diversos usos en la construcción, dadas las innovadoras prestaciones que ofrece este material. Para más información sobre este tema, en este artículo te explicaremos cuáles son los usos del grafeno en la construcción y por qué estos resultan tan importantes.

Usos del grafeno en la construcción

El principal uso del grafeno en la construcción es la mejora de la eficiencia energética de los edificios. A partir del grafeno se obtienen diversos materiales como el aerogel de grafeno, un eficaz aislante térmico muy ligero con el que se crean soluciones muy avanzadas de ahorro energético.

A la hora de fabricar paneles solares de doble tubo, el grafeno sirve para aislar la conexión entre el tanque de almacenamiento de agua y el panel. Este material se emplea también para crear paneles solares fotovoltaicos con células hechas con aerogel de grafeno, debido a su gran poder de absorber la luz del sol y sus excelentes prestaciones como material fotosensible.

También se fabrican cables de conexión en los paneles solares altamente eficientes, por el bajo nivel de conductividad del aerogel, lo que hace que su uso sea muy importante especialmente en instalaciones solares.

Además, se pueden utilizar como aislamientos de láminas de espesor de aerogel de grafeno con medio centímetro de grosor aproximadamente, grosores mucho más bajos que los aislantes convencionales. Ello permite no solo una mayor eficiencia energética, sino también un importante ahorro de espacio, en la construcción de edificios y en la fabricación de paneles solares.

Cabe destacar también los recubrimientos de óxido de titanio de nanopartículas para recubrir y proteger tubos, haciendo que estos sean más duraderos y eficientes. Estos quedan protegidos contra agentes externos como los rayos ultravioleta, el mal tiempo, etc. Además, el óxido de titano es un potente fotocatalizador y hace que el tubo quede bien protegido ante cualquier tipo de acción externa.

La importancia de la innovación en el sector

El uso del grafeno en el sector de la construcción supone toda una innovación que representa numerosas ventajas. En este sentido, cabe destacar que estamos hablando de un material muy sostenible, al ser orgánico, y además es más saludable que otros materiales. Un beneficio muy a tener en cuenta hoy en día, cuando se buscan soluciones respetuosas con el medio ambiente en el mundo de la construcción.

Hablamos, además, de un material con una gran conductividad a nivel eléctrico y térmico, lo que permite una mayor eficiencia en los sistemas de climatización y calefacción, con el ahorro que ello supone. Sin olvidar que disminuyen las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Por otra parte, el grafeno permite fabricar materiales a partir de diversas combinaciones que se obtienen por su reacción ante otras sustancias, mejorando el rendimiento de dichas sustancias e incluso la creación de nuevos materiales con prestaciones mejoradas.

Así por ejemplo, el grafeno puede ayudar a evitar la humedad o la oxidación, e incluso la abrasión producida por el fuego, al servir para crear materiales más resistentes.