Una vivienda modular es aquella cuyos trabajos de construcción se han llevado a cabo, en gran medida, en fábricas y plantas industriales en vez de en la propia obra. En la obra lo que se da es el ensamble de todas las partes.

Son las conocidas como casas prefabricadas, y al contrario de lo que se piensa, ofrecen las mismas condiciones de calidad que una casa construida a la manera convencional. La única diferencia entre una casa tradicional y una casa modular radica en la forma en que ha sido construida, no en los materiales utilizados o, como decíamos, la calidad.

En este artículo te desglosamos las principales ventajas de las casas modulares.

Construcción sostenible: minimización de la generación de residuos y el impacto ambiental

Una de las grandes ventajas de partida de las casas modulares frente a una casa convencional, es que éstas pasan por un proceso de construcción más sostenible.

Al fabricar y ensamblar gran parte de las piezas que componen el módulo en la planta industrial en vez de en la obra, se reduce en gran medida la generación de residuos: cuando los diferentes módulos llegan a la obra, ya están listos para ubicar en su emplazamiento, sin necesitar ajustar tamaños o medidas. Además, favorece la utilización de sistemas de energías de fuentes alternativas, así como el reciclado del agua, etc.

Planta de construcción. AEDAS Homes.

Por otro lado, las casas modulares están íntimamente relacionadas con la construcción en seco, esto es, la no utilización de conglomerantes húmedos como el cemento en el momento de la construcción. La construcción en seco favorece asimismo la minimización de los residuos generados y supone un ahorro en el consumo de agua y energía.

Reducción de costes

La construcción modular es más barata, y también más rápida. La reducción de los plazos de trabajo, a su vez, incide en la bajada del coste total de la obra.

Personalización, flexibilidad y adaptación

Es otra de las grandes características de las casas modular: son altamente personalizables. Al estar conformadas por módulos, estos se pueden colocar de acuerdo con la distribución que el inquilino prefiera. Este mismo factor es el que les confiere las infinitas posibilidades de flexibilidad y adaptación: una casa modular se puede ampliar al cabo de unos años, reducir, añadir pisos, etc.

Casas pasivas y construcción modular

El proceso de construcción de las casas modulares, gracias al mismo hecho de sacar de la obra la fabricación y ensamble de los materiales, es altamente sostenible. Es por esto que dentro de las casas pasivas es tendencia recurrir a procedimientos como la construcción modular y la construcción en seco, en su afán por situar el respeto al medio ambiente en el centro de todas las fases del proceso.

Casa modular.

 

Lejos de la imagen de casa «prefabricada» de carácter provisional y de baja calidad, las casas modulares ofrecen las mismas comodidades que una casa construida tradicionalmente en combinación con un proceso de construcción más sostenible, más eficiente, más rápido y más barato. La tendencia de futuro es positiva, dadas las muchas ventajas que presentan este tipo de edificaciones.